Nuevos investigadores del otoño.

Hoy Valeria ha llegado al aula cargada con frutos del otoño. Todos nos hemos puesto muy contentos y enseguida nos ha empezado a explicar con mucha claridad y total entusiasmo. Ha ido enseñándonos qué frutos del otoño ha traído: Almendras, nueces y acerolos. Nos ha encantado conocer éstos últimos puesto que muchos niños no los habían visto antes. Valeria nos ha contado que ha podido coger todos estos frutos en el huerto de sus abuelos y que le encanta estar con ellos y ayudarles a regar y a recolectar los frutos.
¡Muchas gracias!





Además, Manuela nos ha traído un cuento muy gracioso titulado "Erizo y Conejo. El susto del viento". Manuela lo ha explicado genial y estaba contentísima contándonoslo. 




Alba también ha traído hoy nueces, no sólo para enseñárnoslas y dejarlas en nuestra mesa del otoño si no también para el almuerzo. 



No quiero acabar esta entrada del blog sin contaros la sorpresa que hemos tenido hoy. Nada más salir al patio, Valeria se ha encontrado un pequeño nido de pájaros tirado en el suelo . Hemos visto que ningún pajarito lo buscaba y por lo tanto, hemos decidido meterlo a nuestra clase para dejarlo también en nuestra mesa del otoño. Hemos podido hablar de la migración de algunas aves en otoño. Con el otoño, llegan las temperaturas más bajas y las aves vuelan a otras ciudades para encontrar alimento fácilmente. ¡¡Emprenden su vuelo pero volverán!!




Ya vamos teniendo más cositas en nuestra mesa del otoño.


Muchas gracias a todos por colaborar. Seguid así.

2 comentarios:

  1. ¡Qué niños más maravillosos!, con esa mirada tan curiosa que nos hace ver las cosas desde su perspectiva. ¡Cuánto aprendemos y reprendemos con las nuevas oportunidades que nos ofrecen cada día! Gracias Leticia por darnos la oportunidad de colaborar y de sentirnos pequeños otra vez. Yo hoy he descubierto también los acerolos. Gracias Valeria.

    ResponderEliminar
  2. Nos habéis hecho partícipes de un maravilloso día de experiencias entrañables.
    Da gusto aprender de esta manera tan participativa. Las caritas de los niños irradian alegría, interés y curiosidad.
    Muchas gracias por estos mágicos retazos de su realidad. De nuestra realidad.

    ResponderEliminar